Translate

martes, 13 de octubre de 2015

El desprecio hacia los más desafortunados

El otro día iba en el metro y de repente en la parada de Príncipe Pío se metió en el vagón un hombre que repartía unos papeles en los que ponía la situación en la que se encontraba: en paro, con niños e intentando sobrevivir a duras penas, es decir, lo que muchos españoles y gente del mundo entero de hoy en día sufren. 
El hombre iba dejando un papel a cada pasajero del tren encima de las rodillas o se lo daba directamente  en la mano y cuando me fijé en lo que hacía la gente se me partió el alma; unos pasaban completamente de lo que pudiera poner ni siquiera lo leían, no les importaba una mierda (con perdón), otros seguían a su bola sin ni siquiera fijarse en ese pobre hombre que de verdad y, no tengo ninguna duda, seguro que lo está pasando mal y lo que ya me dejó alucinada fue una chica que estaba medio dormida en su sitio, cogió el papel y nada más tenerlo en sus manos lo dejó en el asiento de enfrente con tal desprecio que de verdad me dieron ganas de levantarme y decirle un par de cosas. Pero ¿cómo se puede tan despreciable y tan insensible? 

En serio, la gente que va pidiendo por el metro o en la calle no lo hacen por matar el tiempo o porque se aburran, lo hacen porque lo necesitan y porque día a día este país se está yendo a la mierda cada vez un poco más con toda la gente corrupta que nos manipula, con todos los que intentan controlar cada paso que damos y con los que se hacen ricos a costa de los que trabajan; el resultado de esto es toda la pobreza, los desahucios y la mala vida que cada vez crece más y más. Y los que tienen más que esta pobre gente encima les desprecian y les miran con asco cada vez que alguno entra en el metro, pero bueno ¡DÓNDE ESTÁ AQUÍ LA HUMANIDAD DE CADA UNO! Luego además tienen las narices de indignarse porque les pidan ayuda, cuando ellos mismos pueden llegar a pedirla en cualquier momento de su vida (cosa que no me extrañaría para nada al paso que vamos).

Las excusas que pondrán muchos son: 'no se esfuerzan por buscar trabajo', 'son unos vagos', 'es más fácil pedir en el metro o en la calle que trabajar 8 horas diarias (como mínimo)'... pero pero pero bueno!!!!!!! ¿Que es más fácil pedir en el metro que trabajar con un sueldo fijo? JÁ! El mal rato que pasan cambiando de vagón a vagón y soportando las malas caras de la gente lo cambiarían hasta por quedarse limpiando los baños de cualquier sitio, estoy segura, pero si además cuando van a buscar trabajo les rechazan porque no cumplen los requisitos (estrictos para unos y para otros no tanto) apaga y vámonos, aquí no se avanza ni un paso. 

El caso es que cada día me sorprende más la falta de tacto que tiene la gente y lo insensibles que son frente a las necesidades de los demás, en vez de poner de su parte y dejar de estar mirando por cada uno lo que habría que hacer es abrir los ojos, ver todo el sufrimiento que hay a tu alrededor y por lo menos hacer algo para que esas personas no lo pasen tan mal aunque sea con una sonrisa, es lo mínimo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario