Translate

lunes, 7 de julio de 2014

La playa de mi infancia: Zahara de los Atunes.

Desde que recuerdo, durante toda mi vida he pasado parte del verano en una playa preciosa de Cádiz, al lado del pueblo de Barbate: Zahara de los Atunes. Siempre hemos ido a disfrutar, a ir a cenar por ahí, a los hippies del pueblecito, a esas puestas de sol ALUCINANTES, a pasar unos momentos inolvidables con gente conocida del mismo verano y la familia.
Es un lugar que ha marcado mi vida y que es un recuerdo imborrable, es el momento del año que espero durante el curso entero, deseosa de que llegue y que cuando por fin llega no quiero que nunca acabe. 
En parte me ha parecido especial durante toda mi vida porque cuando era más pequeña los mayores (padres, tíos y abuelos) nos dejaban a mi hermano, mi prima y a mí salir por toda la urbanización, que era bastante grande, con todos los chicos/as que conocíamos por allí. Era un comienzo de libertad para nosotros y además siempre nos lo pasábamos genial.
Hace ya tres o cuatro años que no hemos vuelto a esta playa porque se ha convertido en un lugar absolutamente turístico y no puedes casi pisar la playa sin que esté todo lleno; en el fondo me apena un montón que no se puedan volver a repetir estos momentos tan alucinantes, pero por otro lado me alegra haberlos vivido y lo que me queda de ellos son grandes recuerdos y muy buenas amistades que espero no llegar a perder a pesar del paso del tiempo. 
También es cierto que los momentazos como estos están absolutamente influidos por las personas con las que los vives y como la mayoría siempre han sido rodeada de toda mi familia, estoy segura de que  éstos serán aún más y mucho mejores, porque en verdad, lo único bonito de la vida es tener a todos los miembros de una familia unidos, éste es el truco de la felicidad personal y social.

1 comentario:

  1. Aún no se que es mejor; que hayas podido vivir todo eso o que hayas sido capaz de plasmarlo aquí con tanta siceridad y todo ese montón de memoria emotiva.
    Impresionante.

    ResponderEliminar