Translate

jueves, 22 de mayo de 2014

Injusticias.

Hay injusticias e injusticias: las hay que son creadas por nosotros mismos (muy comunes) pero también están las que la propia vida nos hace; muchos pueden pensar que es el Karma y otros pensarán que es Dios, u otras personas, dioses...pero dejando las creencias aparte vamos a centrarnos en el propio hecho de injusticia.
¿Qué es eso? Bien, bueno es sencillo: la falta de justicia. Claro y sin retoques.
Pero no estoy escribiendo para parecer un diccionario ni una filósofa del siglo pasado, iré directamente al grano, para contar porqué he querido escribir sobre esto y porqué me indigna tantísimo aunque no pueda hacer gran cosa contra ello.
Hoy nos dieron una charla a mis compañeros y a mí sobre las enfermedades o causas que ocurren en relación con la médula espinal (una especie de hilo, que a mí me recuerda a la pasta de dientes, que va por el interior de las vértebras de la columna). Ha venido un hombre que debía de ser súper divertido, deportista, simpático  y todas las buenas cualidades que una persona puede llegar a tener; bueno este hombre se había quedado tetrapléjico por un accidente que tuvo al tirarse al agua, dándose un buen golpe en la cabeza y fastidiándose algunas vértebras.
En el momento en que nos ha contado cómo fue, las consecuencias y causas, los tipos de enfermedades y demás, no sentí pena, sentí rabia porque no entiendo el porqué a muchas personas que son buenas y que viven su vida al máximo deben pasarles cosas como estas; solo de pensar que jamás podrán disfrutar de la vida como antes o que estarán impedidos a hacer un montón de cosas y que encima los que estamos alrededor pongamos las cosas más difíciles todavía me produce una sensación de rabia tremenda.
Con esto no quiero decir que a los que les pasan estas cosas sean unos "pobrecitos", no. Porque hoy mismo uno de ellos me ha demostrado que aunque ocurran desgracias, la vida sigue y hay que seguir tirando para delante, pero lo que muy pocas personas comprenden es que no necesariamente deben ocurrir cosas como estas para darnos cuenta de lo mucho que debemos aprovechar nuestros momentos y nuestras vidas.
Sí que es cierto que este tipo de injusticias pueden llegar a ser menores si nosotros controlamos por ejemplo antes de coger el coche bebido o cualquier idea como esa, cada uno es responsable de sus actos y al igual que queremos una buena vida para nosotros y los nuestros también debemos quererla para los que no conocemos de nada, porque la vida de todos nosotros al fin y al cabo están unidas a la misma cuerda y estamos en constante contacto con el mundo entero. Por eso cambia la forma de ver el mundo y los aspectos de tu vida que sean erróneos porque cambiando esas cosas conseguirás una felicidad extrema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario