Translate

lunes, 2 de octubre de 2017

Referéndum catalán

Ayer pudimos ver la realidad de este país y de las personas que vivimos en él, tanto en Cataluña como en Madrid. Ayer se destaparon las mentiras y las falsedades escondidas durante tantos años. Ayer fuimos los protagonistas de una historia de terror plagada de sinvergüenzas. 

Queda poca gente en el mundo que no sea consciente de lo que ha pasado en el referéndum de Cataluña, de hecho somos la comidilla internacional y la vergüenza de Europa según la CNN y otros muchos medios de comunicación como el "The New York Times", "The Guardian", "Financial Times", "The Telegraph"...

¿En qué nos hemos convertido? En unos monstruos que atentan contra la democracia. 
No logro encontrar otras palabras más que lamentable, vergüenza, miserables, brutalidad, fachas, criminales, repugnancia e injusticia para explicar cómo me hace sentir y el asco que empieza a crecer en mí, frente al Gobierno de este país con el que no me siento identificada. 

Cada vez que veo los vídeos de los policías atacando a toda persona sin importarles lo que les pueda pasar o el daño que puedan hacerles, me hierve la sangre y me produce tal impotencia... Más aún al enterarme de que a un pobre anciano le dio un paro cardiaco y ver las fotos de gente sangrando y los testimonios de una chica a la que han roto los dedos. BRUTAL.
No puedo entender cómo siguen órdenes, como máquinas de matar, de arremeter contra todo el que está dispuesto a ejercer su derecho como ciudadano, cómo se enfrentan con los bomberos, ellos que son el cuerpo más noble, y contra los mossos de escuadra que cuidaban de que todos pudiesen votar, arrasando con todo el que se les pone por delante. LAMENTABLE. 

Por no hablar de todos aquellos que se han vestido con la bandera de España y han levantado el puño entonando una canción que ha sido la melodía de la España franquista. FACHAS DE MIERDA. Todos los congregados que están a favor de la unidad nacional y que echan pestes de los catalanes, que se niegan a comprar productos que provengan de su tierra, que en partidos de fútbol les desean lo peor... PURA HIPOCRESÍA. 
Que la bandera de España no representa al fascismo. Bueno, yo creo que han sido los fascistas los que han hecho de ella un símbolo representativo. Por lo menos a mí no me representa. Tampoco soy la única. 

Para terminar dedicaré unas palabras a nuestro "bien amado" presidente Rajoy: ¿No te da vergüenza ver cómo se derrumba ante tus ojos el país que gobiernas? ¿No te da vergüenza ver que no estás a la altura de tu trabajo? ¿No te da vergüenza oír que quieren tu dimisión? ¿No te da vergüenza no saber hacer lo único que tienes que hacer? ¿No te das cuenta de que no sirves?

Portada del periódico "The National" de Escocia.


lunes, 12 de junio de 2017

Por caridad

Hace ya algunas semanas que tenía pensado escribir sobre esto. No es un tema del que hubiera hablado, pero tuve una conversación con alguien que ha demostrado ser bastante inteligente en muchas cosas y la verdad es que nunca había tenido ese punto de vista sobre esto, sobre la caridad.
Ya he hablado muchas veces sobre lo mal que está mucha gente en nuestro país y en muchos otros. Odio ver que las personas sufren y que la vida sigue siendo injusta para ellos. No suelen tener mucho que llevarse a la boca y tampoco nada que darles a su familia, por no hablar de todas las comodidades de las que nosotros disfrutamos y de las que ellos no pueden casi ni imaginarse o que en su día ya las tuvieron y por unas cosas u otras se les han sido arrebatadas.
Me pone muy nerviosa cuando la gente que va, por ejemplo, en el metro y se mete un hombre o mujer a tocar el acordeón o a cantar, giran la cabeza o ponen cara de asco porque están sucios o les faltan algún diente o directamente piensan que son un incordio, que lo que deberían hacer es buscar un trabajo como todos los demás... SI SE PUDIERA... 

El caso es que el otro día hablando de esto, me di cuenta de que en realidad yo no soy mejor que nadie por darles de vez en cuando alguna moneda, no soy mejor que nadie por ser caritativa; sí, estoy haciendo un buen acto, pero ¿qué puede cambiar 1€ en sus vidas? Poca cosa la verdad. Ser caritativo significa sentir pena por la persona que tiene menos que tú, pero aun así no hacer nada, tan solo darle una monedilla para mentirte a ti mismo afirmándote que has hecho el buen acto del día, lo malo es que él/ella sigue sufriendo y tendrá que seguir aguantando las malas caras que pone otra gente, que ni se preocupan por ser empáticos y por compartir un poco de lo que tienen. 
La caridad es un sentimiento falso ya que no vas a cambiar nada por hacer una "buena obra", lo que habría que hacer para cambiar la situación de estas personas es ir aceptando en nuestras vidas a esta gente, a inmigrantes que vienen a nuestro país a intentar tener mejores condiciones de vida, sin que tú o alguno de los que están a tu alrededor les pongan trabas para conseguirlo, no hay que dejar que las malas personas se salgan con la suya y que hagan daño a los demás solamente porque se consideran mejores que ellos. No hay que agachar la cabeza y dejar de mirar lo que está mal hecho por miedo, pero es que en realidad esa es la caridad o es tal y como habría que verla, debería ser un "sacrificio" por aquellas personas que no pueden levantar la voz por miedo a que les callen o les rechacen, para eso estás tú que tienes muchos medios para hacerlo, al menos más que ellos.

¡Menudo cambio!

Este post es únicamente para demostrar lo flipada que estoy por el cambio que he dado en cuanto a expresarme por escrito. Me he leído algunas de las antiguas entradas y dejan mucho que desear...
Es gracioso echar la vista atrás y ver cuánto cambiamos las personas incluso en la forma de expresarnos y sobretodo de escribir como es mi caso...
No es que ahora sea una experta escritora, pero sí que he mejorado en cuanto a expresiones y signos de puntuación. Antes ponía puntos y comas donde me venía en gana sin ningún tipo de criterio.
Pues eso, ¡flipadísima!

martes, 25 de octubre de 2016

Indignación con todas las letras y su tilde.

Hoy he leído un artículo que ha publicado El Mundo sobre la portavoz del Hogar Social de Madrid, Melisa. 

Mientras lo leía (porque todo hay que leerlo para poder opinar), no podía más que indignarme por la cantidad de cosas que afirmaba y decía esta mujer. Yo siempre he dicho que respeto la opinión de los demás aunque no la comparta, pero esto es otra cosa. Según dice, no es racista, pero no quiere ayudar a personas inmigrantes  porque primero y ante todo son los españoles. ¡¿PERDONA?! 
Estoy casi segura que algún antepasado suyo tuvo que emigrar, como lo hicieron muchos españoles, a otros países para poder buscarse la vida, tampoco me extrañaría que algún conocidx, familiar o amigx suyo haya tenido que irse a otro lugar para poder tener una mínima oportunidad de tener una vida decente, porque tal y como las cosas están en España, muy pocos tienen al alcance de su mano las bases sobre las que empezar a construirse una vida. Además, según tengo entendido, resulta que ella es inmigrante, irónico ¿verdad? 

No sólo contenta con eso dice que hay 174 ONGs en Madrid que utilizan los fondos públicos para ayudar a este tipo de personas y que no le parece ni medianamente bien, mientras que ella está disfrutando (en la medida de lo posible) de una sanidad y en ocasiones, enseñanza pública que ¡oh! están cubiertas con fondos públicos. Por supuesto antes de hablar no sabe mirarse su propio culo y hacer autocrítica de ello. 

Otra de las cosas por las que parece que se siente orgullosa y parece tener algún tipo de conocimiento, es por el tema de la esvástica. Resulta que puede que la tenga tatuada en el tobillo, pero le pone cachonda mantener la intriga y por más que le preguntan si eso es cierto ella dice que no, pero que no enseñará el tobillo porque "si no está, ¿quién la puede ver?". Dice que no es nazi, pero defiende que hay muchos símbolos "con este tipo de rueda solar" en las religiones budistas. Pero vamos a ver, chica, ¿qué es lo que representa la esvástica hoy en día? Si tú le preguntas a cualquier persona por la calle qué es una esvástica te van a decir: el símbolo nazi. No hay más tutía. 

Y para terminar nos cuentan que hay unos cuantos carteles repartidos por el Hogar Social y en uno de ellos pone, y cito textualmente: "Mantén limpio el Hogar Social. No estás en una casa okupa". Es gracioso porque al principio del artículo ella se queja porque dice que existen unos clichés sociales por los que se juzga la labor social y tiene un cartel colgado con esa frase... ME DESCOJONO. Seguro que ella ha estado en una casa okupa y ha visto la organización de ésta y la VERDADERA labor social para con cualquier ser humano, independientemente de su nacionalidad, seguro que ha visto lo sucísima que puede estar y lo poco que se encargan de ella sus okupantes...no me cabe la menor duda. 

Cerrando ya este post, quiero dedicar unas palabras a aquellas personas que comparten este tipo de cosas en Facebook diciendo que ser de derechas no implica llevar traje y tener un sitio en el Bernabéu, es verdad, claro que no es necesario cumplir estos requisitos, pero ante todo y sobretodo existe algo llamado humanidad, solidaridad y empatía y eso está por encima de cualquier ideología, partido político y bandos sociales.

Además, como curiosidad y hablando de la supuesta esvástica, os adjunto una imagen que habla por sí sola.